Bogotá mejor para todos

Noticias

El amor de Mozart

Mannheim es un lugar referente en toda la historia de Wolfganag Amadeus Mozart, no solo por su escuela musical, de dónde él aprendió bases esenciales para sus composiciones y estilo; también porque allí conoció a la que sería su esposa y madre de sus hijos, Constanze Weber. 

En un principio, Mozart se intersó por la hermana de Constanze, Aloysia. Pero ella se casó y el compositor decidió entonces una relación con Constanze. Ambos se casaron el 4 de agosto de 1782 y en nueve años tuvieron 6 hijos, de los cuales solo dos sobrevivieron: Karl Thomas y Franz Xaver Wolfgang.

Leopold Mozart siempre manifestó opisición a esta unión. Opinaba que Constanze Weber no era el buen partido que él hubiera deseado para su hijo, pero Wolfgang Amadeus Mozart no permitió, como en otras muchas ocasiones, que nadie se inmiscuyera en su vida y en sus decisiones. Amaba a Constanze y quiso casarse con ella a toda costa. Pero Wolfgang, que por aquel entonces tenía 25 años, tuvo que enfrentarse a diferentes dificultades.

Por una parte no se atrevía a contarle a su padre la verdad a cerca de su relación con Constanze. Hasta poco antes de la boda no le contó a su padre nada, lo que le provocaba una intranquilidad profunda. Por otra parte, la madre de Constanze, Cäcilia Weber, presionaba considerablemente a Wolfgang ya que ella creía que de esa unión podría sacar algún provecho.

 

En tiempos de Mozart, el carnaval comenzaba después de la Navidad y era la ocasión para divertirse con sus amigos y colegas creando obras ligeras, cómicas y burlonas como ocurrió a comienzos de 1783. Constanze Weber, esposa del compositor, tendría unos seis meses de su primer embarazo, cuando Mozart con su cuñada Aloysia Weber y el marido de ella, Joseph Lange, interpretaron una pantomima. Un cartero enmascarado circulaba entre los asistentes y repartía un papelito con el texto.

La pieza hacía representar a Arlequín, quien conquistaría a Colombina, papel que hizo la cuñada y antigua enamorada del compositor, para decepción de Pierrot, el engañado, representado por el cuñado de Mozart. La obra debía constar de unos quince números sueltos, pero no sobrevivieron más que cinco. De allí, el compositor soviético Alfred Schnittke compuso su pieza humorística para dos violines haciendo uso del poliestilismo. La obra inicia con un motivo que podría reflejar el estilo de Mozart o sus contemporáneos fundadores del clasicismo, con un patrón rítmico del que deriva el material del resto de la pieza. Sin embargo, muy pronto aparecen las disonancias y cambios de tiempo que son el sello característico de Schnittke. A lo largo de la obra los ejecutantes deben comportarse como personajes en una pantomima haciendo lo que, desde el título de pieza, debe presentarse como una broma musical. La composición presenta rasgos tales como cortos fragmentos de melodías reconocibles de Mozart, técnicas extendidas de producción de sonido, varias disonancias y dobles cuerdas tocadas con el arco, la re afinación de un instrumento mientras dura la pieza y muchas otras bromas más que van hasta la conclusión del dúo.

Para 1783 Mozart ya había iniciado la composición de los cuartetos que llegarían a ser sus más famosos. Estos fueron dedicados a su amigo, colega compositor y músico, Joseph Haydn, con quien tocó en varias ocasiones. Los trabajos de Mozart en la composición de estos cuartetos continuaron hasta 1785. El K 421, segundo del grupo, posiblemente quedó terminado antes del viaje que la pareja hizo a Salzburgo. Una leyenda, aparentemente propagada por Constanze, sostiene que mientras ella daba a luz a Raimund, Mozart permanecía en la habitación contigua componiendo esta obra y que por eso, en ella se podrían escuchar, en el segundo movimiento, los gritos de la parturienta transcritos a unas notas ascendentes. Otros han logrado escuchar un llanto de recién nacido en la música del comienzo del primer movimiento. Esta es una de las pocas obras de Mozart escritas en modalidad menor, lo que le da un aire un tanto oscuro. Los tres movimientos iniciales se estructuran con el formato de la sonata clásica que Mozart tanto contribuyó a definir, especialmente con estos cuartetos, mientras el movimiento final es en forma de tema con sus variaciones.

 

Tomado del programa de mano por: Ricardo Rozental y de www.mozart.com

¡No te pierdas el concierto No.7 de Bogotá es Mozart con el Cuarteto Jerusalem y esta obra!