Bogotá mejor para todos

Noticias

Haydn, el segundo padre de Mozart

Del 1 al 4 de abril todo Bogotá es Mozart. Serán cuatro días de lo mejor del genio musical, de la mano de artistas de Colombia y el mundo. Conoce algo de los orígenes de las obras del segundo concierto del 2°Festival Internacional de Música de Bogotá, en las que hay influencias de Joseph Haydn, a quien Wolfgang adoraba y se refería como 'papá'.

Este programa contiene dos de los cuartetos más famosos de Mozart y de toda la música del clasicismo. Fueron compuestos como homenaje de amistad, aprecio y veneración de Mozart a Joseph Haydn, el más reconocido de los compositores en el Imperio austríaco de entonces. De este compositor maduro provenían ya numerosos cuartetos escritos en grupos de seis o de tres, con formatos aptos para la expresión individual. La idea consistía en emplear dos violines, con el primero llevando la voz más cantarina y más sobresaliente del grupo, semejante al primer violín en la orquesta. Una viola agregaba color a la conformación y doblaba ciertas partes del chelo, instrumento que le aportaba peso con su voz grave y marcaba con decisión el ritmo de la obra.

Los cuartetos serían, además, en cuatro movimientos, con un alegro en forma sonata, luego un movimiento lento en tiempo de andante que contrastaba entre rápido y lento así como entre ingenio con energía frente a concentración y centro emocional de la pieza. Uno de los movimientos contendría música inspirada en la danza del minueto, con una sección contrastante ambiguamente llamada trío, un poco más callado, comparativamente más lento que el minueto, con interacción más sencilla entre los instrumentos y en tonalidad diferente a la del minueto. Para terminar, el uso señalaría un movimiento alegro en forma sonata más breve que el primero o un tema seguido de sus variaciones o, incluso, un rondó que viene siendo una especie comprimida de variaciones.

Con esto en mente, cuatro años después de su traslado a Viena, Mozart terminó y tuvo listos para publicación los seis cuartetos que dedicó a Haydn. Con ellos se postuló como su ahijado musical y se los ofreció como si fueran sus hijos. El joven compositor asumió riesgos al emprender audacias compositivas que a Haydn no se le habían ocurrido, y daba lugar a la posibilidad de recibir una reprimenda, tanto de su padre como de Haydn. Sin embargo, el buen carácter de ambos compositores y su amistad evitó todo sinsabor entre ellos, aunque no evitó que algunos colegas y comentaristas pusieran una nota amarga ante las audacias mozartianas. Cuando aparecieron los siguientes cuartetos de Haydn, se vio que este compositor había aprendido de Mozart las posibilidades de emplear nuevos recursos, con los que sacudió de su quietismo al género que él mismo había acuñado.

Tomado de notas al programa por: Ricardo Rozental 


¡No te pierdas el Concierto No.2 de Bogotá es Mozart con el Cuarteto Simón Bolívar!