Bogotá mejor para todos

Noticias

“Las personas que vayan al Teatro van a descubrir que la danza puede llegar más allá de lo que han visto”: Eduardo Guerrero

En la segunda parte de nuestra entrevista con el bailaor español indagamos sobre su faceta como creador, como coreógrafo. Nos explicó en qué se basa ‘Guerrero’, la obra que va a presentar el próximo viernes 10 y sábado 11 de febrero en el Teatro Mayor, a partir de las 8 de la noche, y relató cómo fue su paso de bailaor a creador.

Aunque Eduardo Guerrero estrenó su primera obra, ‘De Dolores’, en abril de 2011, estuvo en contacto con la creación, a través de la danza, desde pequeño. Recuerda él que, cuando apenas iniciaba como bailaor en su natal Cádiz, ya le obsesionaba crear y contar cosas con los nuevos pasos de baile que aprendía.

Actitud que continuaría a través de los años y que vería sus primeros frutos en su tiempo en el Real Conservatorio de danza de Cádiz, donde Eduardo ganaría un concurso nacional con su coreografía ‘Mayo’. De aquella época a hoy han cambiado varias cosas ya que, como él mismo asegura, una de las partes claves de su obra es que “se vea una evolución en el baile, que se vea una evolución en el canto, que se vea cómo has investigado para volver a crear una pieza, para reinventarte”. Pero bueno, dejemos que él mismo les cuente cómo fueron las cosas.  

 

 ¿Cómo fue la transición de bailaor a creador?

Desde muy pequeño me gustaba hacer mis coreografías, me gustaba poner música y bailar lo que la gente me enseñaba.  Cuando estaba en el conservatorio nos presentaron a un concurso a nivel nacional en el cual el alumno presentaba una coreografía. Al presentar la mía, que se llamaba ‘Mayo’, la escogieron como la mejor realizada de todos los conservatorios que se habían presentado. Ahí me di cuenta que tenía talento para poder coreografiar. Luego, el primer espectáculo que cree, ya como profesional, se llamó ‘De Dolores’, fue un pequeño homenaje que le quise hacer a mi abuela.

Una vez que has comenzado a crear ya no puedes parar, es verdad que vas creando y vas descubriéndote a ti mismo, ya nadie guía tus pasos, ya te tienes que hacer tú mismo las preguntas y respondértelas y cuando empiezas a hacer esto eres incapaz de parar. Cuando yo terminé de escribir “Guerrero” ya estaba escribiendo, pensando en otros espectáculos. Uno nunca puede parar de contar cosas.

 

¿Qué es lo más característico de sus obras?

 Creo que mis obras se caracterizan por su personalidad, la personalidad que tiene la danza y porque podrías ver las cuatro obras seguidas y no pensarías que son iguales. ‘De Dolores’ a ‘Retorno’, de ‘Retorno’ a ‘Callejón’ y de ‘Callejón’ a ‘Guerrero’ no se parecen entre sí. A mí me gusta diferenciar, que se vea una evolución en el baile, que se vea una evolución en el canto, que se vea cómo has investigado para volver a crear una pieza, para reinventarte, eso es lo que a mí me gusta.

 

En ese proceso de reinvención, cuál es el lugar de ‘Guerrero’ ¿Qué pueden esperar las personas que asistan al teatro?

Todo el mundo piensa que ‘Guerrero’ es una guerra de lucha y no es eso, es una guerra de sentimientos. Hay muchos momentos en los cuales se van a poder identificar con las personas que están en escena, porque esas cantaoras por momentos serán madres, amantes, enemigas, podrán descubrirles un millón de caras.

Es un espectáculo muy sentimental, hay mucha garra por momentos, se emocionarán y considero que es uno de los espectáculos que más engloban lo que es Eduardo Guerrero. Yo creo que en esta ocasión, la guerra entre el hombre y la mujer no existe. También quise reflejar que casi siempre estuve rodeado de esa madre, de esa abuela, he estado rodeado también de esa amiga, cada vez que quise subir a un escenario estuve rodeado de maestras, Eva Yerbabuena, Aida Gómez, Rocío Molina, que eran las que me indicaban cómo tenía que caminar cualquier espectáculo. Entonces, es una coreografía que está hecha con mucha verdad, con mucho sentimiento y que además tiene una música espectacular, hecha por Javier Ibáñez y Juan José Alba que son dos “caramelos”. Luego, yo no me salgo en toda la obra del escenario, me cambio en el escenario, camino por el escenario, y ocurren un millón de cosas. Yo creo que las personas que vengan al teatro van a poder descubrir que la danza puede llegar más allá de lo que han visto.

 

¿Por qué decidió hacerle un homenaje a la mujer en este espectáculo?

 Porque las mujeres han marcado tantas cosas en el camino de Eduardo Guerrero que no podía dejarlas fuera de mis obras. Además, nunca había contado con cantaoras y quería que esa voz de la mujer fuera la que me hiciera mover el cuerpo, esas mujeres que siempre han guiado mi camino, esa madre que desde que naces está a tu lado, esa abuela que siempre te escuchó,  esa amiga en la cual tuviste un hombro para llorar, esa mujer de la que te enamoras, es importante que tengan un homenaje dentro de mi obra. Yo a la mujer la amo, por eso ‘Guerrero’ es una guerra de sentimientos hacia la mujer.

 

¿En qué países ha presentado ‘Guerrero’?

Se ha presentado México, en Italia, se va a llevar a Nueva York, ha estado en Madrid, va a ir a Jerez, es una obra que está en gira y que será uno de los espectáculos que más presentaremos en 2017. En general estamos muy contentos con la obra y con el recibimiento del público. 

 

Hablando precisamente del público, explíquenos un poco cómo ha sido ese recibimiento.

La verdad hemos podido disfrutar de muchas reacciones positivas. Incluso, un periódico escribió un manual para ver la obra. Eso nunca antes me había ocurrido. Muchas personas también se han sentido identificadas con el espectáculo, con el hilo conductor que llevo, que se representa en una cuerda roja que nos une a la madre, al amor, a la amistad, siempre está presente en la obra. Luego, el escenario está rodeado de un  linóleo blanco que da la sensación de que entramos a la guerra, al combate, a la lucha de los sentimientos y una vez que pisamos fuera de ese linóleo, entramos en otro estado. Pero una vez volvemos a la parte escénica, estamos pendientes de lo que ocurre en el “ring”, como nosotros lo llamamos.