Bogotá mejor para todos

Noticias

“Le Balcon es una tropa colombo-francesa de producciones escénicas”: Juan Pablo Carreño

El compositor colombiano Juan Pablo Carreño es uno de los fundadores del Ensamble Le Balcon, que se presentará este viernes 9 de junio en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Aparte de escuchar su proyecto, los colombianos podrán apreciar una de sus obras: Punto Muerto.

El compositor colombiano Juan Pablo Carreño es uno de los fundadores del Ensamble Le Balcon, que se presentará este viernes 9 de junio en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Aparte de escuchar su proyecto, los colombianos podrán apreciar una de sus obras: Punto Muerto.

La necesidad impetuosa de sus padres de ponerlo a hacer algo, llevaron a Juan Pablo Carreño, a los seis años, a toparse con la música. Sus padres acudieron a su vecina Amalia Carrera, con quien aprendió a tocar flauta dulce y tuvo su primer acercamiento con la música. Lo que empezó como un pasatiempo se volvió cada vez más serio, primero en el Taller de Formación Musical de Amalia Carrera, creado junto a Marcela García y su hermana Consuelo Carrera, y luego en la Fundación Batuta.

Después de años de formación logró llegar a París, dónde él y un grupo de amigos crearon, sobre la marcha y sin planearlo, el Ensamble Le Balcon que al día de hoy ha estrenado más de 40 obras de compositores latinoamericanos. 


Hablamos con Carreño sobre su proyecto musical y el concierto del viernes 9 de junio en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo

¿Qué es el Ensamble Le Balcon?

Le Balcon es una tropa colombo-francesa de producciones escénicas, eso es Le Balcon hoy. Este ensamble nació destinado a la creación, destinado a tocar obras de jóvenes compositores, de compositores vivos. Dentro de esa idea, muy rápidamente, desde el primer concierto de hecho, esas obras de compositores jóvenes estaban confrontadas a piezas del siglo XX, de compositores considerados “contemporáneos”, que es un término que considero absurdo y obsoleto, que define una especie de música vieja. Contemporáneo, en este caso, no tiene nada que ver con contemporaneidad, ese término ya no define la música de hoy. Le Balcon es un ensamble que transforma el repertorio del siglo XX, no hace un arreglo normal de las obras, las adapta a su estilo.

 

¿Cómo nació el Ensamble Le Balcon?

Nosotros hemos definido Le Balcón como una especie de fenómeno generacional porque no nació de una intención clara de crear un ensamble, no nos levantamos un día con la idea de crear un proyecto y comenzamos a llamar a ver cómo lo hacíamos posible, simplemente coincidimos, tanto compositores como la mayoría de los músicos, en el Conservatorio de París. Estando allí conocí a Maxime Pascal (director del ensamble), en esa época él comenzaba a estudiar análisis y orquestación y un día me dijo que podía contar con él para trabajar en conjunto algún proyecto. Yo le comenté que tenía pensado volver a grabar mi obra Negativo sobre negativo porque no me había gustado la primera parte. En el proceso de grabar la obra decidimos que ya que tendríamos un auditorio equipado con micrófonos de excelente calidad y una cabina de grabación, lo mejor sería que hiciéramos un concierto completo. Entonces, nos reunimos con Pedro García-Velásquez, Alphonse Cemin, Mathieu Costecalde y Florent Derex para trabajar sobre el proyecto de la creación del concierto, en el que se interpretarían obras de Costecalde, García-Velásquez y mías. Sin embargo, estando en el proceso de planear el concierto, decidimos que lo mejor era crear un ensamble.

¿De dónde surgió el nombre?

El nombre Le Balcon salió porque Maxime quedó marcado por un epígrafe que usé en una de mis obras, este enunciado citaba la frase: “Nos hace falta el odio para tener ideas” que pertenece a la obra Los negros de Jean Genet, dramaturgo francés, quien desde aquel momento quedaría ligado al ensamble, razón por la cual le pusimos Le Balcon, en honor a una obra homónima de Genet. 

 

¿Qué puede esperar el público del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo del repertorio que va a tocar el Ensamble?

No he podido escuchar Ruinas, la obra de Pedro Garcia-Velásquez (Su estreno mundial es en el Teatro Mayor), pero en general sus piezas giran en torno a la danza, son composiciones sensibles al movimiento. Lo que sé de esta obra es que está basada en un fragmento de una presentación que él hizo con su novia, una coreógrafa francesa, es una obra para danza.

 

La Sinfonía Fantástica es un arreglo de Arthur Lavandier, un compositor que ha estado ligado al Ensamble desde sus inicios, era compañero de apartamento de Maxime. Él prácticamente se ha desarrollado como compositor trabajando con Le Balcon. Su arreglo de La Sinfonía Fantástica  es el trabajo más reciente, de ese estilo, que ha hecho para el ensamble, pero prácticamente podríamos decir que también es el arreglista de Le Balcon. En este caso, no estamos hablando de un arreglo para una orquesta más pequeña, además de eso, van a encontrar un poco de jazz y de músicas populares.

 

Punto muerto (La obra de Juan Pablo Carreño) está basada, técnicamente, en un ensamble híbrido donde una parte de éste está amplificada y la otra no. El sonido de la parte amplificada sale de unos parlantes que están dispuestos en arco detrás del público. Yo mezclo el sonido que sale de esos parlantes, que están enfrentados a la orquesta acústica, y dejó a la audiencia en un punto muerto entre lo acústico y lo amplificado, lo real y la transformación de esta.