Jacobo Vélez y La Mambanegra

Empecemos hablando del nombre de la agrupación, ¿por qué lo eligieron?

Como soy un apasionado del Kung-Fu y uno de mis grades héroes es Bruce Lee y encima de eso mi director favorito de cine de todos los tiempos es Tarantino, ver Kill Bill, cuando se estrenó, era una misión que debía cumplir como fuera. Una de las escenas que más me impacto de esta pelicual es cuando Elle Driver, una de las asesinas de Bill y exmiembro del Escuadrón de las Serpientes Asesinas, pandilla liderada por el mismísimo Bill, le va a comprar la catana Hattori Hanzō al hermano de Bill, al desgraciado Budd, quien supuestamente entierra viva a Beatrix Kiddo, Alias Mamabanegra, también exmiembro de la pandilla de Bill y protagonista de la pelicula, es por eso que el desgraciado Budd tiene su catana Hattori Hanzō, catana que consiguió Beatrix Kiddo para asesinar a Bill. El clímax de la escena se desarrolla en el derruido tráiler de Budd. Cuando este abre la maleta con el millón de dólares de la transacción y empieza a contarlos, aparece una mamba negra encerrada a propósito por la sexy Elle Driver en medio de los billetes y lo pica varias veces en la cara, cuando Budd cae, Elle Driver saca una pequeña agenda de su bolso y empieza a leer lo siguiente:

Se dice que en la sabana africana que muchos han salido con vida de encuentros violentos con un elefante, animal que con facilidad te puede matar, hasta con un, búfalo enfurecido se puede sobrevivir, o un cocodrilo camuflado en el fango incluso puedes salir con vida si te enfrentas con un portentoso león, pero solo con la mamba, y eso se sabe en áfrica desde tiempos inmemoriales, es la muerte segura, de ahí que la llamen "la muerte encarnada" (mola verdad?). Su veneno neurotóxico es una de las toxinas más eficaces del mundo, actúa en el sistema nervioso causando parálisis. El veneno de la mamba negra mata a un ser humano en cuatro horas si el animal le muerde en un tobillo o en la mano, sin embargo, una mordedura en la cara o en el torso causa la muerte por parálisis en veinte minutos, (y escucha esto porque te interesa), la cantidad de veneno que la serpiente inyecta en un solo mordisco puede ser colosal, (siempre me ha gustado esa palabra y rara vez tengo la oportunidad de usarla), si no se aplica un antídoto de inmediato, 10 o 15 mg de este veneno serian fatales, sin embargo, la mamba negra inyecta mucha más cantidad, entre 100 y 400 mg de veneno en un solo mordisco.

Cuando termino de leer decidí que La Mambanegra sería el nombre de mi próxima orquesta. Sucede que también mi bisabuelo, Tomás Rentería, tenía una orquesta en los años 40 en NYC y se llamaba La Mambanegra, nombre que le puso gracias a una flauta traversa de ébano y boquilla de marfil que le regalo años atrás el legendario Chano Pozo en la Habana de los años 30 y que llevaba el mismo nombre, dice la leyenda que ese instrumento curaba la enfermedad del olvido, razón por la cual Chano, le regala la flauta a mi bisabuelo, ya que mi ancestro había perdido la memoria después de ser lanzado de un carguero japonés por la borda para ser devorado por los tiburones que acechaban cerca del puerto de la Habana, mi bisabuelo, alias El Callegüeso, estaba en ese barco porque ingreso como polizón desde el puerto de Buenaventura para llegar a NYC a cumplir su sueño de ser músico en la gran manzana.

¿Cuándo iniciaron y cómo nació este proyecto?

Tuvo varios inicios, uno de los más importantes fue porque me llamaron del festival iberoamericano de teatro en el 2012 para que cerrar la carpa cabaret de ese año y la idea era que armara una Afro Colombian All Star con los mejores músicos de ese momento que sobresalían en la capital, cuando todo estaba listo para ser promocionado, la directora de la revista Shock, Mariangela Rubini me pregunto: cómo se llama la orquesta y yo le dije: El Callegüeso y La Mambanegra, recordando la legendaria banda Neoyorquina de mi bisabuelo y las historias que me contaba mi abuela sobre él.

Su gestación aparece de la necesidad de regresar a mis raíces y la ubico en muchos momentos de mi vida, por ejemplo, cuando yo me iba hacia el colegio a los 9 años y me subía en unos de esos dinosaurios de metal pintados de mil colores y que recorrían a 120 kilómetros por hora las calles de la Cali vieja mientras yo me comía un mango biche recién bajado del árbol, tenía un recibimiento apoteósico, a veces me daba la bienvenida el gran Rubén Blades, o Juan Formel y los Van Van de Cuba o si la mañana estaba muy caliente era la mismísima Celia Cruz con su poderosa voz la que me saludaba... esos buses fueron cómplices, entre otras plataformas de la caleñidad, de mostrarme el viejo idilio entre la salsa y Cali y, ese bus, el que me llevaba al colegio a las 6 de la mañana se llamaba, el papagayo ruta 6, ahí empezó a nacer este proyecto, pero aún no lo sabía. Además, le faltaba mucho repertorio a la banda sonora de mi vida para que pudiera llegar al sonido de La Mamba.

¿Qué los apasiona?

A mí me apasiona contar historias, en realidad todos somos contadores de historias, de hecho ahora mismo, tú, que estás leyendo esto, estás escuchando a tu narrador interno, a tu contador de historias personal… y si me hubieras preguntado, quien es Jacobo Vélez, te hubiera respondido: Yo soy un amante de contar historias en el tiempo.

¿Cuál es su principal motivación?

Contar historias.

¿Qué es lo que quieren expresar a través de lo que hacen?

En realidad no quiero expresar nada, solo estoy buscando un sonido, una historia, una imagen, es como si mente y mi corazón tomara instantáneas y las procesará para después mostrar el resultado, eso es lo que amo, no es que quiera expresar algo en particular, eso se da por osmosis, yo solo camino para encontrar el sonido, el día que lo encuentre se acabó el camino, así que en el fondo, muy en el fondo espero no encontrarlo, porque lo fascinante de esto no es la meta, lo que realmente me apasiona es el camino mismo.

¿Consideran importante apostarle a la cultura en la sociedad?

Considero que la cultura no es un juego de azar, no es una apuesta, la cultura es en sí misma la historia que se cuenta la humanidad a través de la estética y se la cuenta a sí misma, entre otras cosas, por su puesto no hay que apostarle porque no se va a perder ni se va a acabar, eventualmente si, pero para que eso pase faltan muchos millones de años, si es que antes nosotros mismos no nos acabamos...

¿Quiénes han sido su inspiración?

Gualajo, Nidia Gongora, Einstein, Virginia Woolf, Da Vinci, Chaplin, Frida, Van Gogh, Greta Gerwig, John Coltrane, Miles, Ella Fitzgerald, Bob Marley, The Beatles, El Brujo, Manu Chao, etc.

¿Qué representa para ustedes su participación en el BumBum Fest?

Es el último escenario que pisaremos antes de nuestra gira por México y Europa, así que será un maravilloso hasta pronto, será el lugar donde nos veremos con la gente linda de Cali antes de llevar a la ciudad de tour por el mundo.

¿Se dedican solo a su proyecto artístico o tienen otros proyectos?

Jacobo Vélez y La Mambanegra hace parte de un universo más grande llamado El Callegüeso y La Mambanegra: El Callegüeso y La Mambanegra es un proyecto transmedia y multidisciplinario basado en la narrativa popular caleña y estéticas universales de otros tiempos y otros lugares, se sostiene de tres columnas básicas.

1- La literatura: que se nutre del Cyberpunk, la distopía futurista y el realismo mágico.

2- El diseño gráfico y el lenguaje audiovisual: sostenido en el kitsch latinoamericano, el pop art, la estética de los años 70s y el cine de autor, como Tarantino, por ejemplo.

3- Y La música: de donde se desprende Jacobo Vélez y La Mambanegra: una orquesta de break salsa caleña donde mezclo la salsa neoyorquina de los 70s con la música popular bailable cubana, el Funk, el Hip Hop y el Dance Hall jamaiquino. 

En este proyecto soy el director creativo, pero además estoy al frente de todo lo relacionado con los negocios que se desprendan del mismo. Así que solo me queda tiempo para hacer algo de apnea y Kung-Fu.

¿Qué experiencia recuerdan que les haya marcado en su trayectoria?

Tocar en Puerto Resistencia.

¿En dónde han participado?

Son más de 150 festivales alrededor del mundo, hemos estado en casi toda América Latina y el Caribe, en casi toda Europa y en Australia, pero uno de los festivales que más recuerdo ahora mismo fue hace un mes en Pie de Cuesta, Santander, se llama, El Festival de la Tigra.

Hasta el momento, ¿cuál ha sido su mayor logro con su proyecto?

Mi mayor logro es poder seguir siendo un amante de contar historias en el tiempo.

¿Cuáles son sus sueños con este proyecto, dónde desean llegar o qué esperan lograr a corto, mediano y largo plazo?

Es simple, poder seguir contando historias y tener quien las escuche.

¿Cuáles son sus redes sociales?

La tienda de la esquina, el barrio, la calle… la mesa del comedor de mi madre.