Bogotá mejor para todos

Noticias

"Amo el personaje de Salomé." Gun-brit Barkmin

  • Cargando Video...

La soprano alemana Gun-Brit Barkim ha creado personajes estremecedores en papeles protagónicos de óperas de Janá?ek, Britten, Berg, Wagner y Richard Strauss. 

Llega a Bogotá por primera vez para hacer parte de nuestra producción de Salomé, interpretando el papel protagónico. En entrevista nos reveló todo sobre la ópera, el personaje y el trabajo con los maestros Joan Anton Rechi y Josep Caballé Domenech; entre otros detalles.

 

Cuéntanos acerca de tu carrera, de tu trabajo y de cómo te convertiste en soprano.

Bueno, no sé cómo vino, creo que fue el destino, no tenía otro deseo más que ser cantante y mis padres me apoyaron. Entonces fui a la escuela de música desde que tenía 10 años, y estudié en Dresde. Fui afortunada de tener siempre buenos profesores, y fue como muy suave porque tenía la certeza de mi profesión y de que este sería mi trabajo. Por supuesto, el estudio nunca acaba, pero es una buena cosa cuando uno puede desarrollar sus habilidades. Tuve mi primera estación en un pequeño teatro en Alemania. Luego fui contratada por Harry Kupfer en la Ópera Komische. Estuve ahí por dos años y luego fui cantante freelancer desde entonces. Fue duro, claro, al principio; pero ahora todo es muy relajado y suave, y tengo suficiente qué hacer, y buen trabajo, cantando por todo el mundo. Ya casi en Alemania no tanto. Pero de todas formas me siento como una ciudadana del mundo, entonces no importa donde esté. La música es un lenguaje universal.

¿En qué grandes teatros del mundo has actuado y qué óperas son las que más interpretas?

Salomé es de verdad una de las más hechas recientemente, desde que empecé a interpretar Salomé, hace 5 años, 2010. La he cantado mucho últimamente, en estos años. En Zúrich, Viena, en New York en el Carnegie Hall, la canté en Tokio, la voy a cantar ahora en Bogotá; la canté en Sao Paulo, en un concierto… Entonces sí, esta es la ópera para la que suelen llamarme. Pero también hago Lady Macbeth, Marie en Wozzeck, cosas así. Hago mucho Strauss, estoy empezando con más Wagner, haciendo mi primer Isolda este año. Estoy a la expectativa de eso.

Hablando de Salomé. ¿Cuál es el reto más grande para ti al interpretar este personaje?

Es una parte exigente de cantar. Pero después de tantos años y tantas presentaciones, interpretándola y cantándola, creo que ya no hay dificultad técnica; pero siempre lo trato con mucho respeto, porque nunca se saben las circunstancias. A veces es difícil también por el escenario, la orquesta juega una parte crucial y a menudo es muy ruidosa. Pero está compuesta para que sea así. Y es una música tan maravillosa. Es como éxtasis, como estar en las drogas (risas). Es verdaderamente grandioso. Y creo que ser emocional pero a la vez controlada es el reto para esta pieza. Estar completamente desfigurada, y también totalmente siendo la cantante al tiempo, pero solo para la audiencia, el rol. Pero debo estar muy controlada adentro. También es físicamente agotador, por supuesto. Ella tiene dos grandes partes al principio, una al final, a veces tengo que bailar la danza; entonces también es un reto, diría, pero amo hacerlo. En las escenografías modernas no es tan solicitado, pero en Viena tenemos esta clásica escenografía, a la antigua, y tengo que hacer la danza, me gusta mucho porque es parte de la figura; pero siempre es un reto tener buen físico.

Teniendo en cuenta que has interpretado este personaje por tanto tiempo y te has apropiado del papel. ¿Qué dirías que amas de Salomé y que odias de ella?

Dios, es una buena pregunta. Yo diría que la amo por completo, incluso las partes que a veces odio, porque sigue siendo un reto que merece ser trabajado. Amo el personaje de Salomé, debo decir. Creo que ella es…para mí toda la ópera es una metáfora, porque cuando una persona se rehúsa a besarte o dejarse besar, no le puedes cortar la cabeza. Entonces esto para mí es una metáfora de que todos estamos siempre poseídos por nuestros deseos, y si no son consumados tenemos que lidiar con eso, con la decepción. Eso es lo que significa Salomé para mí. Amo la figura. En el escenario, para mí, ella es víctima de las circunstancias. Ves que el personaje ha sido formado por su entorno, ve a su madre, ve a su padre, y todo el comportamiento alrededor de ella, y esto la ha hecho una persona consentida y exigente; pero por el otro lado ella está muy sola, no hay nadie que la cuide verdaderamente. Aunque ella lo obtenga todo con solo chasquear los dedos para tener todo lo que quiera, lo que ella verdaderamente quiere, lo que todos verdaderamente queremos es amor; y ella lo quiere de alguien que no se lo puede dar. Y siempre digo, si hubiera sido Jesús en vez de Juan el Bautista, Jesús la hubiera besado, ¿sabes? Toda la ópera no hubiera existido (Risas). Pero así son las cosas. Me gusta esto mucho porque es un problema y ella encuentra una solución muy dura para eso. Tenemos aquí una maravillosa y sorprendente nueva versión.

Esta es la primera vez que Colombia va a ver esta ópera. ¿Por qué es Salomé una de las obras más grandes de Strauss y por qué es importante que la gente la vea teniéndola acá?

Primero que todo, yo diría porque la música es tan especial y es un ‘pedazo de ponqué’ esta ópera. Es una ópera corta, ni siquiera dos horas, entonces es muy, muy compacta, y lo tienes todo, tienes todo el paquete. Una noche emocionante y la gente no debería perderse eso. Por supuesto que hay muchas otras óperas maravillosas de Strauss como Elektra o El caballero de la rosa. Elektra va más por la dirección de Salomé, El caballero de la rosa es otro tipo de ópera totalmente, también música maravillosa y encantadora; pero la de Salomé es muy dramática y todavía tiene algo lírico y oriental, y de cambio de siglo, porque es de 1905. También Oscar Wilde hizo el libreto, y tiene lo mejor de todo, diría yo.

¿Cómo ha sido el trabajo con el maestro Rechi y el maestro Caballé?

Fue fabuloso descubrir a Rechi, para mí fue un descubrimiento porque es maravilloso trabajar con él, muy llevadero, lleno de grandiosas ideas, muy concentrado. Y como he dicho, hemos encontrado una maravillosa solución para el final, nunca había hecho esto antes, entonces estoy feliz de hacer algo completamente diferente. Y también con Josep ha sido muy bonito trabajar juntos. También con la Orquesta, que no sabía que no es una Orquesta de ópera, es una sinfónica; y estoy muy impresionada del buen trabajo que están haciendo con Josep en el foso, debo decir. Lo estamos modelando todo junto y va a ser maravilloso al final.

Un mensaje para que los colombianos no se pierdan esta ópera.

Es música maravillosa, no se pierdan eso. No se pierdan la historia, es desgarradora, emocionante, hay mucho suspenso. Vengan a verla, es cultura alemana que traemos para ustedes.

 

¡No te pierdas Salomé este 18 y 20 de febrero!