Bogotá mejor para todos

Noticias

Más de una decena de acuerdos se concretaron en el VIII Encuentro de Ópera Latinoamérica

Entre ellos, el montaje de Muerte en Venecia, producción de la Ópera de Bellas Artes, en el Teatro Colón de Buenos Aires. En la reunión anual, que concluyó al domingo 29 de mayo en el Museo Nacional de Arte, participaron miembros de nueve países. La edición del próximo año será en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, de Bogotá.

La cristalización de más de una decena de acuerdos de colaboración, el compromiso de institucionalizar la asociación para que cuente con personalidad jurídica y la incorporación de dos miembros mexicanos y dos españoles a la organización fueron algunos de los logros del VIII Encuentro de Ópera Latinoamérica (OLA), que concluyó la tarde del domingo 29 de mayo en el Museo Nacional de Arte.

En la sesión de clausura de la reunión, Darío Lopérfido –presidente de OLA, ministro de Cultura de Buenos Aires y director artístico del Teatro Colón de la capital argentina­– reiteró la relevancia cultural de México y se congratuló de que haya regresado definitivamente a la asociación a través de su miembro fundador, la Ópera de Bellas Artes, y de dos nuevos integrantes: el Teatro del Bicentenario, de León, Guanajuato, y la Universidad de Guadalajara.

Asimismo, resaltó como avance significativo de este encuentro la incorporación formal de dos miembros españoles: el Auditorio de Tenerife y los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid, así como el progreso para la próxima afiliación del Teatro Real de Madrid. Representantes de los tres foros españoles participaron en la reunión, cuya próxima edición se llevará a cabo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, de Bogotá, en 2017.

En el VIII Encuentro de Ópera Latinoamérica “se generaron proyectos y coproducciones, desde lo micro hasta lo macro, y se consolidó la política de creación de audiencias, lo cual es un activo de OLA. El seminario que será impartido en el Teatro Solís de Montevideo –en agosto del presente año­– tiene que ver con esto”.

De igual forma, destacó la decisión de formalizar los estatutos para que OLA adquiera personalidad jurídica a través de la figura de asociación en el sistema chileno –ya que la oficina principal de OLA está ubicada en Santiago–, y así comience a funcionar en lo que se constituye en organización no gubernamental –trámite que demora mucho más tiempo– y pueda ser candidata a recibir fondos, apoyos y subsidios internacionales.

En esta reunión, concluyó, no solo se presentaron propuestas, sino que también se generó la discusión en torno a temas que le atañen a OLA y a los diferentes públicos latinoamericanos, y además se fortaleció la presencia de las voces emergentes de bel canto de la región, entre las que se encuentran los jóvenes cantantes del Estudio de Ópera de Bellas Artes.

En entrevista posterior a la sesión de clausura, la directora artística de la Ópera de Bellas Artes, Lourdes Ambriz, aseveró que el encuentro fue muy productivo, y la directora ejecutiva de OLA y titular de Desarrollo Institucional del Teatro Municipal de Santiago, Alejandra Martí, recordó que el espíritu de la organización es promover el arte lírico y su representación en la región por medio del trabajo en red.

Entre los logros, Ambriz coincidió con el presidente de OLA al resaltar el aumento de teatros adscritos a la organización, así como las coproducciones y la itinerancia de espectáculos que se concretaron. Subrayó la importancia de que la producción de Muerte en Venecia de Benjamin Britten, de la Ópera de Bellas Artes, bajo la dirección escénica de Jorge Ballina –escenificada en el Teatro Julio Castillo en 2009 y en el Palacio de Bellas Artes en 2012–, tendrá temporada en el Teatro Colón de Buenos Aires en 2018.

Los temas que se trataron en este encuentro abarcaron muchos puntos de interés, como la creación de públicos, el cual ha sido abordado desde ediciones anteriores de la reunión y ya ha dado resultados dentro de la organización, después de que diversos teatros han compartido sus programas entre ellos, refirió la también soprano. “Es una manera en la que OLA propicia que la experiencia de algunos se replique en otros lugares”.

En cuanto al uso de la tecnología, Alejandra Martí comentó que las estrategias presenciales y virtuales son complementarias, porque finalmente el objetivo es llevar público a las actividades en los foros. “En el caso del Teatro Municipal de Santiago, la estrategia digital está totalmente enraizada con la programación, las redes sociales y el sitio web. Por lo tanto, nuestra audiencia digital siempre se canaliza para que asista a un evento gratuito en el Teatro; compre una entrada, por muy barata o muy cara que sea, o acuda a una gira fuera de la sede”.

Por su parte, Frédéric Chambert, director general del Teatro Municipal de Santiago, destacó que entre esta casa de ópera y el Teatro Colón se cerraron importantes acuerdos, entre ellos la coproducción de Lulú, con dirección escénica de Mariame Clément; Jenufa, bajo la dirección de Jorge Lavelli, y La sombra de Wenceslao de Martin Matalon, basada en la obra de Copi y también dirigida por Lavelli. A su vez, ambos teatros presentarán la producción Rodelinda del Teatro Real de Madrid, bajo la dirección de Claus Guth.