Bogotá mejor para todos

Noticias

Se cumple un mes del fallecimiento de Miguel Durán

Gran gestor cultural y del teatro colombiano, Miguel Durán murió en la mañana del miércoles 16 de septiembre por causa de un cáncer de pulmón que llevaba combatiendo por varios días.

En homenaje, queremos compartir las palabras de nuestro director Ramiro Osorio Fonseca el día de la misa:

"Los hermanos de Miguel Durán Guzmán me han solicitado expresar unas palabras en su Misa de Funeral. Lo he aceptado porque para mí Miguel ha sido el mejor entre mis mejores amigos. El compañero, el cómplice, el colaborador más leal, visionario, generoso, brillante, honesto y eficiente que he tenido en estos más de cuarenta años dedicados a la creación artística y a la gestión y promoción de la cultura.

Quisiera dar a sus hermanos: Susana, María Cristina y Luis Javier, a sus sobrinos y a Gentil Méndez, un abrazo de profunda emoción y solidaridad en nombre de todo el equipo del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, de María José, de todos los aquí presentes, pues estoy seguro que ese es su sentimiento, y en el mío propio. 

Durante más de tres décadas coincidimos con Miguel en diversos escenarios. En el Festival Iberoamericano de Teatro donde jugó un papel clave. En el Instituto Colombiano de Cultura, donde se desempeñó como Director de Fomento Regional y de Artes. En esas responsabilidades Miguel Contribuyó de forma decisiva en el diseño y la puesta en práctica del Plan Nacional de Cultura 92- 94, que se propuso hacer efectivos los derechos culturales consagrados en la Constitución del 91. Miguel lideró el proceso de participación ciudadana en el que en esos años formamos a más de diez mil gestores culturales para la participación, para el diseño colectivo de los planes y políticas públicas. Impulsó la Creación de más de 700 Consejos Municipales, Departamentales y Distritales de Cultura, y tuvo un rol relevante en el éxito del programa CREA.

En el marco de ese Plan Nacional, a partir del concepto de la corresponsabilidad, creamos el sistema de concertación, que comenzó con un proyecto de gran trascendencia como son las Salas Concertadas y la red de fondos mixtos. En todo ello, la contribución de Miguel fue sobresaliente.

A mi retiro de Colcultura Miguel siguió colaborando con los Directores Generales Juan Luis Mejía e Isadora de Norden. Tiempo en el cual se desarrolló el Proyecto de Ley que habíamos dejado listo en Colcultura y que se aprobó en 1997, dando una mayor relevancia a las instituciones del Estado con la creación del Ministerio de Cultura.

Miguel fue mi Viceministro en el arranque de esa etapa fascinante. No hubiéramos podido alcanzar tantos logros en la profundidad y eficacia de los programas emprendidos, en la transformación presupuestal lograda sin su apoyo y sin su capacidad de negociación, sin su trabajo discreto y de gran hondura.

En el año 2000 cuando me retiré definitivamente del Festival Iberoamericano de Teatro, le pedí a mi querida y admirada Fanny Mickey que invitara a Miguel para acompañarla en una etapa muy importante de esa institución. 

Del 2001 al 2010 viví fuera de Colombia pero siempre Miguel fue mi contacto más cercano para no perder la pista del país. Para tener un referente ponderado y verídico de lo que sucedía en las instituciones culturales y en la creación artística y la investigación cultural. En 2011 creé para él, el cargo de Subdirector General del Teatro Mayor.

En todas las experiencias personales, artísticas, institucionales, de gobierno, de Estado que compartimos, Miguel fue absolutamente clave y estratégico para mí. Los dos nos conocíamos las profundidades de nuestras almas. Nuestras debilidades y fortalezas, nuestros anhelos y sueños. Él como yo, encontró en el corregimiento de La Jagua, Huila, el lugar para el retiro. Creo que esta vida no termina aquí; sé que nos encontraremos en la ribera del río Magdalena que tanto amamos.

En la noche del miércoles pasado, me despedí de Miguel en el umbral de su muerte. Estos días he estado recordando los maravillosos versos que el Poeta Jaime Sabines escribió sobre la muerte de su padre:

 

Morir es retirarse, hacerse a un lado,

ocultarse un momento, estarse quieto,

pasar el aire de una orilla a nado

y estar en todas partes en secreto.

 

Hasta siempre  gran Miguelito."

 

Foto: El Tiempo