Bogotá mejor para todos

Noticias

Tatjana Gürbaca es la Directora Escénica de Rigoletto

  • Cargando Video...

Este 26 de mayo el Teatro Mayor cumple 5 años, y para celebrarlo presentamos Rigoletto junto a Opernhaus Zürich. Tatjana Gürbaca es la Directora Escénica de la producción, y en esta entrevista nos cuenta todo respecto a la ópera, ¡y más! Conócela.

¿Cómo te interesaste por la ópera?

Creo que eso fue desde que estaba en la barriga de mi madre, pues ella era adicta a Puccini y además siempre estaba escuchando los discos de María Calas. Creo que puedo recordar eso, aunque estuviera dentro de ella, recuerdo esa música. Luego fui a una escuela de música donde toqué muchos instrumentos como piano, chelo, bajo… y empecé a ir al teatro muy joven, con 4 ó 5 años iba con un amigo de la escuela infantil al teatro y a la ópera y luego muy naturalmente llegábamos a casa e imitábamos lo que habíamos visto, actuábamos.

Más tarde y después de la escuela iba a dar clases de Historia del Arte y Literatura y me parecía muy interesante, pero después de un año me di cuenta de que algo faltaba y me di cuenta de que era la música. Entonces descubrí que había un programa en el que se podía estudiar directamente ópera y en esa época era bastante difícil tener un puesto en ese programa pues sólo escogían a dos estudiantes por año y te hacían muchos test para entrar. Pero fui muy afortunada y tuve unos profesores increíbles que eran importantes directores europeos.

Berlín cuenta con 3 teatros dedicados a ópera…

Sí, somos muy afortunados. Tenemos una fuerte tradición de ópera. Imagínate que antes de la II Guerra Mundial nosotros teníamos 5 teatros de ópera. Ahora en Berlín son 3 y es curioso ver como cada uno de ellos desarrolla diferentes perfiles y se pueden encontrar todo tipo de estilos. También decir que en Berlín son 3 Opera houses pero en toda Alemania hay alrededor de 16. No puedes imaginar que aunque estas se sitúen cerca una de otra, la competencia entre ellas es increíble, todas quieren sacar las producciones más especiales y novedosas.

Rigoletto es una de las óperas favoritas de Alemania, ¿Cuándo ves por primera vez la ópera de Rigoletto? ¿Cuándo te enamoras de esta pieza?

Esta es una pregunta difícil. La primera vez que vi una ópera fue a los 3 años y desde entonces me convertí en una adicta y he ido a ver todas las óperas que he podido. Creo que vi por primera vez Rigoletto a la edad de 5 ó 6 años. He visto muchas producciones en las que las compañías no hacen fáciles las cosas. A la hora de dirigir tú mismo, yo intento agregar cosas y verlas desde mi punto de vista pero hay veces que no es muy fácil hacérselo ver a la compañía. Al ser Giuseppe Verdi un gran compositor, tan inteligente y tan eficiente en su dramaturgia, pero que también se preocupa por las políticas y la sociedad, pienso que es muy fácil encontrar la forma para contar la historia de Rigoletto en una forma que nos concierna.

Creo que Giuseppe Verdi es como el abuelo de todos los grandes directores, porque él escribe mucho más que música, él realmente crea cosas. Además, su forma de describir las escenas en la partitura es muy detallista, muy precisa y en algún modo simbólica. Verdi siempre está ofreciendo muchas cosas y siempre uno se pregunta cómo de bravo era que algunas óperas u obras de teatro estaban prohíbidas en ese tiempo. No estaba permitido representar Víctor Hugo en el escenario pero de todas formas él lo hizo.

¿Cómo te preparas para una nueva producción?

Es un proceso muy largo y cada ópera es muy diferente así que depende de ella. Con las óperas italianas siempre me siento muy cercana a ellas, conozco la música muy bien pero siempre cuando empiezo a trabajar, me preocupo en la música pues es lo más importante para mí. Intento meterme en el microcosmos de la música, toco las partituras en el piano, intento entender por qué se escribió la ópera de esta manera o de la otra. Por ejemplo, en la primerísima parte de esta ópera, tú puedes percibir por las notas musicales que hay unos cuchillos, tú puedes ver por las partituras que esta música no es sólo divertida o música de fiesta si no que es más agresiva con muchos matices y esto es interesante.

Esto es un privilegio y un don que tú tienes y que otros directores escénicos no. Tú tienes la habilidad de poder tocar la música al piano, de imaginar o tocar otros instrumentos.

No puedo imaginar cómo una persona puede hacer ópera sin poder leer música, porque creo que la ópera es poner muchos niveles juntos, tienes el nivel de la palabra hablada y el de la música. Y a menudo estos dos niveles se contradicen y esta contradicción da lugar a un tercer nivel y esto hace que la ópera sea rica y muy interesante, también para la audiencia porque te hace pensar.

¿Cómo es la relación entre el director de la ópera y el director escénico?

Puede ser muy diferente cómo funcione el proceso dependiendo del director. Aquí en Bogotá somos muy afortunados por tener a Patrick Fournillier como director, él está aquí desde el primer día y es un gran compañero para trabajar. Debo decirlo, él tiene una manera muy buena de trabajar, me pregunta por querer cambiar y hacer las cosas de una manera u otra. Por supuesto, en otras ocasiones puedes tener tus diferencias con los directores. A mí me encanta trabajar en equipo, me encanta trabajar en grupo y tocar en grupo, me encanta compartir ideas, me encanta tener a un equipo alrededor mío y creo fuertemente que muchas manos trabajan mejor que una.

¿Qué se puede anticipar de tu trabajo en la ópera?

Creo que lo que podemos anticipar es que el set es muy reducido y esto es porque yo creo en psicología. Nosotros empezamos a crear como un gran set y luego empezamos a reducir y reducir y pensábamos ¿realmente necesitamos esto? Entonces redujimos. Creímos que era más importante contar la historia en un más reducido espacio, concentrándonos en la psicología de los personajes y las relaciones de las personas. Tu puedes ver una gran mesa en el escenario y en esa mesa se puede hacer política, es un buen lugar para crear jerarquías muy fuertes. También rápidamente en otra escena, ese escenario puede cambiar y hacerse un lugar privado donde padre e hija tienen una cena íntima. Esa mesa es un símbolo. Cuando empecé a trabajar con este set estuve como con un poco de miedo pero cada vez estoy más emocionada y estoy muy feliz porque aquí en Colombia tenemos muy buen elenco, quienes puede mostrar las diferentes facetas de los personajes. Creo que ellos enriquecen Rigoletto.

El elenco es internacional, hay algunos solistas colombianos y trabajarás con el Coro de la Ópera de Colombia. Cuéntanos de tu experiencia personal…

El elenco es increíble, es muy divertido trabajar con ellos. No he trabajado con ellos anteriormente. Es un elenco muy internacional, en el que además los europeos vienen de diferentes partes, por lo que en los ensayos hablamos como en 3 lenguas diferentes. Y estoy profundamente enamorada del Coro de la Ópera de Colombia. Creo que esta gente es fantástica, se puede sentir su entusiasmo y creatividad. Tienen mucha imaginación y buen humor, ellos son perfectos. De verdad que disfruto mucho con ellos. Y la gente en el Teatro Mayor es increíble también, ellos lo dan todo y trabajan muy duro porque quieren que todo salga perfecto, aman su trabajo y eso se puede sentir y creo que al final toda esta buena energía se va a sentir en el escenario.

¡No te pierdas la celebración de los 5 años del Teatro Mayor con Rigoletto!