Tres gestores que promueven la danza en Colombia

Si bien Colombia es un país de gente que baila, donde se celebra la vida con el movimiento, y cada evento, fiesta o reunión familiar se transforma rápidamente en Una excusa para bailar, la institucionalización de la danza ha llegado tarde con respecto a las manifestaciones ya existentes. Aprovechando la ocasión del Festival Internacional de Ballet de Cali (FINBA), entrevistamos a tres grandes figuras de la gestión de la danza en Colombia, quienes nos hablaron sobre la monumental labor que realizan con el fin de consolidar este arte en el país.

La XI edición del Festival Internacional de Ballet de Cali (FINBA) se llevó a cabo del 9 al 16 de junio, impulsada por la Alcaldía de Cali a través de la Secretaría de Cultura. El Festival contó con la participación de catorce compañías de trece países como España, Italia, Uruguay, Perú y México, y con la curaduría de importantes figuras colombianas de la danza como José Manuel Ghiso, bailarín principal del Ballet Santiago de Chile; Juan Pablo Trujillo, director de la Kansas City School en Estados Unidos; Roberto Zamorano, maître de ballet en el Teatro Alla Scala de Milán, Italia; y Alejandra Muñoz, maestra de la Migrosklubschule, Suiza. Con motivo del FINBA, entrevistamos a tres grandes figuras de la gestión cultural en Colombia, para preguntarles sobre la profesionalización de la danza en el país, y sobre su recorrido por este arte desde las instituciones.

De esta manera, hablamos con la maestra Gloria Castro, directora del Festival Internacional de Ballet de Cali (FINBA), y fundadora y exdirectora del Instituto Colombiano de Ballet (Incolballet). Esta gestora habló de la relevancia del FINBA como un impulso que transforma a la ciudad y a sus habitantes a partir de las artes y de la educación, y sus esfuerzos para hacer que los asistentes pasen de ser espectadores a ser actores activos, a partir de sus enriquecedoras propuestas educativas. Con la plaza de toros llena a reventar, la maestra Gloria Castro nos enseña que en el Festival de Ballet de Cali, todo el mundo baila[RH1] .

Por otro lado, Natalia Orozco, la Gerente de Danza del Instituto Distrital de las Artes (Idartes) de Bogotá nos habla sobre la importancia de este arte para el desarrollo de la ciudad y para la construcción de una sociedad. En el caso particular de Bogotá, las manifestaciones dancísticas existen desde antes de la consolidación de la instituciones culturales del Distrito, lo cual implica que el Idartes se ha visto en la tarea de aprender de esos maestros, coreógrafos y bailarines, con el fin de establecer la danza como un diálogo en la ciudad[RH2] .

Finalmente, Juan Pablo López Otero, director artístico de la IV Bienal Internacional de Cali 2019, nos cuenta que esta es una bienal para todos[RH3] . López escribe sobre los grandes esfuerzos de la Bienal en dar a conocer nacional e internacionalmente el talento de danza que existe en el país, así como sus logros en posicionar a Colombia como un referente para las giras de importantes compañías internacionales. Resalta además el valor de la Bienal en explorar y reconocer la gran diversidad de géneros y de lenguajes que existen en el país.

 

 

 

ALIADOS TRANSVERSALES

ALIADOS MEDIÁTICOS