IDARTES

Noticias

El amor prohibido de Tristán e Isolda llega a Bogotá

Tristán e Isolda marcó un antes y un después en la historia de la ópera universal gracias a pasajes memorables como el célebre dúo de amor entre los dos protagonistas.

Si bien Tristán e Isolda se estrenó en 1865, esta es la primera vez que se escenifica en Colombia, con el privilegio de que el acompañamiento musical está a cargo de la Orquesta Filarmónica de Hamburgo, dirigida por el maestro Kent Nagano.

Los biógrafos de Wagner comentan que Tristán e Isolda es una clara referencia al amor que Wagner sentía por Mathilde Waessendenck, esposa del banquero Otto Wesendonck y mecenas de Wagner. Por ese entonces, Wagner, a su vez, estaba casado con la actriz Minna Planer, por lo que desde cualquier punto de vista se trataba de un amor imposible.

El maestro Nagano nos cuenta acerca de sus interpretaciones de esta ópera, los detalles musicales y de la historia, y algo sobre las expectativas que tiene la Orquesta y el reparto por su debut en Bogotá.

 

¿Es esta la primera vez que presenta esta obra con la Orquesta Filarmónica de Hamburgo?

No, nosotros, la Ópera de Hamburgo y yo, interpretamos una serie de Tristán e Isolda la temporada pasada, y antes de interpretarla fui a ver la producción muy cuidadosamente porque no estaba seguro si quería trabajar en esa producción. Y luego de estudiar la producción y la escenografía me convencí de que fue una gran producción de Tristán e Isolda. Luego, la Orquesta y yo empezamos a trabajar profundamente sobre explorar esta gran partitura, y ahora la Orquesta y yo hemos interpretado Tristán e Isolda muchas veces juntos. Entonces eso es parte de por qué queremos llevar a Tristán e Isolda a Colombia. Parte de eso es porque la Orquesta tiene una manera muy única e individual de interpretar la partitura, pero también pudimos juntar un inusual buen reparto, y hemos entendido que Tristán e Isolda nunca se ha interpretado en Bogotá antes. Estamos muy emocionados de llevar el sonido de Hamburgo, o el color de Hamburgo, a través de Tristán e Isolda a Bogotá.

Musicalmente hablando, ¿qué es lo que más le gusta de esta ópera?

Bueno, hay muchas partes fascinantes de Tristán e Isolda. Algunas de esas partes son internacionalmente reconocibles, pero también muy personalmente reconocibles. No conozco a ninguna persona que al escuchar la canción de amor de Isolda, al final de la ópera, no se conmueva hasta las lágrimas; y esto es porque nos conmovemos en una manera muy personal e individual sobre la profundidad del amor que Isolda canta. Es más que melodía y solo hermosa orquestación o una hermosa voz, es como Wagner combina la tensión con tal emoción y fuerza dramática. Como individuo te sientes muy cercano al personaje de Isolda, y sientes la pérdida que ella siente, y tú sientes la resignación que solo la muerte da como solución a la pérdida de su gran amor. Y esto es algo que cada uno de nosotros puede sentir de una manera muy personal, a pesar de que, la Orquesta es gigantesca, como saben, alrededor de 117 músicos, y un reparto grande, una gran maquinaria de escenario; pero aun así, cuando escuchas a Tristán e Isolda sientes una conexión personal con los personajes y la música. O la otra parte, no se tiene que decir como de radical fue yuxtaponer el tritono y el cuatritono en una disonancia salvaje al principio de Tristán e Isolda en el preludio, el muy famoso preludio, donde el trabajo comienza sin ninguna armonía, comienza sin tonalidad, y muy lentamente estas notas extrañas colapsan una con otra para finalmente juntarse en un centro tonal del trabajo. Así es como sentimos el amor también, el amor comienza en una forma tan misteriosa y extraña, que ni siquiera podemos entender qué está pasando. Y luego gradualmente se va enfocando. El trabajo tiene tantos momentos únicos y musicalmente pioneros, que es ciertamente por eso que se mantiene como un gran trabajo tan importante y favorito del repertorio.

Cuéntenos de los solistas que protagonizan esta ópera.

Bueno, ellos son cantantes activos de Wagner hoy en día, todos son increíblemente famosos. Y todos, sin excepción, son personas con los que he interpretado a Wagner en Alemania muchas veces. Ellos están tan emocionados de ir a Bogotá, porque creo que para todos ellos es la primera vez que tienen la oportunidad de visitar Colombia. Estuve hablando con un gran tenor “wagnario”, Robert Dean Smith, por ejemplo, quien cantará a Tristán. Creo que juntos hemos interpretado Tristán e Isolda en grandes escenarios de ópera alrededor de 15 veces, muchas veces. Y me dijo que está muy emocionado de venir porque nunca ha estado en Colombia antes. De una manera, será muy interesante porque ellos son maestros vocales, muy famosos, pero todos tendrán un nuevo descubrimiento, todos se presentarán por primera vez en su maravilloso nuevo centro de artes, con fantástica acústica; estuve ahí hace unos años y recuerdo la acústica, fue increíble, un maravilloso centro cultural. Y ellos estarán presentándose en alemán pero para una audiencia hispanoparlante, entonces el contexto para todos los cantantes, aunque han interpretado a Wagner muchas veces antes, será una especie de descubrimiento para ellos. Y esto significa que, ojalá, tendrán el sentimiento de que están cantando Tristán e Isolda por primera vez.

 

Creada el 9 de noviembre de 1828 por la Sociedad Filarmónica, la Orquesta Filarmónica de Hamburgo (Philarmonisches Staatsorchester Hamburg) ha recibido elogios de distinguidas figuras de la música universal como Clara Schumann, Franz Liszt y Johannes Brahms. Ha sido dirigida por prominentes músicos como Gustav Mahler, Sergei Prokofiev, Igor Stranvinsky y Otto Klemperer; entre otros.

 

¡No te pierdas Tristán e Isolda los días 4 y 7 de octubre!