Bogotá mejor para todos

Noticias

“La música de Orfeo y Eurídice en los bailarines del Colegio del Cuerpo tiene un sello diferente, muy interesante”: Álvaro Restrepo

El director de El Colegio del Cuerpo de Cartagena destacó el trabajo realizado en conjunto con la Opera de Colombia para generar un proyecto que, como él mismo afirma, es “muy hermoso, mágico e interesante”.

El director de El Colegio del Cuerpo de Cartagena destacó el trabajo realizado en conjunto con la Opera de Colombia para generar un proyecto que, como él mismo afirma, es “muy hermoso, mágico e interesante”. 

Orfeo y Eurídice, ópera que se presentará el martes 13 y miércoles 14 de junio en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, es el segundo trabajo en conjunto, después de Tanhäuser de Richard Wagner,  que realizan El Colegio del Cuerpo de Cartagena y la Ópera de Colombia. En esta ocasión, 12 bailarines acompañarán al grupo de cantantes dirigidos por Luis Díaz Hérodier, quiénes le incorporaron a su habitual habilidad vocal algo de movimiento.

 “Alejandro Chacón (director escénico)  se acercó a nosotros con la idea de que trabajáramos con el Coro de la Ópera de Colombia y la verdad es que el trabajo con ellos ha sido espectacular, han tenido muy buena disposición. Lo único que hubiera cambiado sería el poder trabajar más tiempo con ellos”, comenta Álvaro Restrepo, director de la compañía cartagenera sobre, esa nueva experiencia artística.

No es común encontrar una ópera con danza y precisamente este fue uno de los aspectos de la ópera de Gluck que llama la atención.  Doce bailarines de esta compañía, estarán en escena durante 40 minutos enriqueciendo el relato con los movimientos de sus cuerpos. “Estos bailarines son la punta de danza, no de lanza, del Colegio, llevan con nosotros  diez, doce, catorce e incluso dieciocho años. Hacen parte de nuestro proyecto de educación para la danza, donde trabajamos con buena intensidad por, al menos, diez años que es el tiempo que considero necesario para formar a un buen bailarín”.

Para Restrepo, el aporte de su compañía es que “la música de esta ópera en los bailarines del Colegio del Cuerpo tiene un sello diferente, muy interesante, un sello que llamamos el cuerpo de indias, que viene de la forma natural en que estos bailarines, la mayoría caribeños, sienten la música”.