Bogotá mejor para todos

Noticias

Mozart el niño prodigio

Solo hombres y mujeres excepcionales, como es el caso de Mozart, pueden encabezar la categoría de clásico (aquellas obras en cualquier lugar del mundo que trascienden todas las épocas y que siempre nos están diciendo algo nuevo y que siempre nos despiertan la capacidad de asombro) y Mozart justamente lo es por pertenecer a este periodo, y porque su obra todavía y por mucho tiempo nos seguirá diciendo algo.

Solo hombres y mujeres excepcionales, como es el caso de Mozart, pueden encabezar la categoría de clásico (aquellas obras en cualquier lugar del mundo que trascienden todas las épocas y que siempre nos están diciendo algo nuevo y que siempre nos despiertan la capacidad de asombro) y Mozart justamente lo es por pertenecer a este periodo, y porque su obra todavía y por mucho tiempo nos seguirá diciendo algo.

Hay muchos compositores clásicos, como Luigi Boccerini, el padre Antonio Soler, dos de los cuatro hijos compositores de Bach; dos de ellos fueron clásicos. Pero los más representativos fueron Franz Joseph Haydn, austriaco; Wolfgang Amadeus Mozart, austriaco; y Ludwig Van Beethoven, alemán. Beethoven es clásico en su primera etapa y después da el paso al romanticismo. El clasicismo en música se caracteriza por un equilibrio en la estructura de sus formas musicales, son melodías fáciles de oír, muy difíciles de interpretar, armonías que siguen la tonalidad mayor y menor; viene el auge del piano, ya después comienza el pianoforte, auge de la forma sonata característica del clasicismo, del concierto, de música de cámara y de la música sinfónica. Desarrolla también el clasicismo géneros vocales religiosos, oratorio, géneros vocales profanos, ópera.

Wolfgang Amadeus Mozart nace en la pequeña ciudad austriaca de Salzburgo, muy cerca de Viena, el 27 de enero de 1756, hace 259 años. Al día siguiente de su nacimiento es bautizado con un nombre que suena bastante rimbombante, Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus. Lo de Amadeus es una traducción al latín de Theophilus, que a la vez es una traducción del alemán que quiere decir "amado de Dios". Él no se firmaba Wolfgang Amadeus sino Wolfgang Amade. Otto de Greiff llamaba a Mozart "el divino Mozart", aunque Otto de Greiff no fuera creyente.

El padre de Mozart, Leopold Mozart, era músico también, era violinista; y muy pronto se dio cuenta de la calidad de hijo que tenía, desde niñito que aprendió a leer partituras, a componer. Leopoldo decía "es el milagro que Dios hizo nacer en Salzburgo", y el padre también, fuera de ser compositor, de ser violinista, de ser un gran músico, y de iniciar a su hijo en la música, tenía el signo pesos marcado y dijo "aquí me voy a hacer una fortuna con mi hijo Wolfgang y con mi hija María Anna". Empezó a llevarlos a todas las cortes, a viajar por toda Europa y a presentarlos como niños prodigios, como niños que se ponían una venda en los ojos y podían interpretar el piano o tocar con un paño cubriendo las teclas.

El pequeño Mozart de 7 años se presenta en muchos países europeos, oyentes de él fueron por ejemplo la emperatriz María Teresa de Austria, Luis XV, Madame Pompadour, el joven poeta Goethe, que tenía 14 años cuando oyó a Mozart. Más tarde María Teresa de Austria lo trata como un sirviente porque esa era la actitud que había en esa época. Ser músico era un cargo muy inferior, sin darse cuenta de quien tenía adelante. El pequeño Mozart también decía que tenía sus obras metidas en la cabeza, que lo único que le faltaba era transcribirlas. Inclusive ya, cuando estaba mayor, era bastante desordenado, se le perdían las partituras, y en vez de buscarlas las volvía a escribir, las tenía ya en su 'disco duro'.

La madre de Mozart murió prematuramente. Leopoldo recorrió con sus hijos todas las cortes, con dificultades grandísimas. Los viajes en esa época eran en esas carrosas incomodísimas, con todos los rigores del invierno. Entonces, prácticamente Mozart no tuvo infancia, estuvo siempre en función de estarse mostrando como niño prodigio, y a veces hasta el papá les quitaba los años para hacerlos parecer más prodigio, pero no hubo una verdadera infancia en Mozart y sí muchísima música maravillosa.

Más adelante Mozart se sentó en las rodillas de María Teresa de Austria, tuvo ese atrevimiento, y le coqueteó, teniendo 7 años, a la hija, que era María Antonieta, la futura reina de Francia, esposa de Luis XVI; los cuales fueron decapitados en la Revolución Francesa en 1789. Mozart estuvo enamorado de Aloysia Weber, de una familia música, a la cual la familia Mozart les hacían el feo porque consideraban que eran de menor categoría. Aloysia Weber no le para bolas a Mozart, entonces él se casa con una de sus hermanas, Constanze Weber.

Audio: Ejemplo de música clásica. Andante cantabile del concierto para violín número 4 de Mozart, interpretado por la violinista Hillary Hahn.

Mozart era un niño y un joven aparentemente alegre, pero tuvo varias dificultades. Cuando dejó de ser niño prodigio empezó a pasar trabajos porque no maduró como persona, no tuvo infancia, no tuvo el proceso normal de un niño, de un joven, como adulto era un maravilloso compositor, pero rayaba en los otros aspectos de su vida. Mozart tuvo seis hijos con Constanze.

El único momento realmente trágico de Mozart es cuando empieza a presentir que va a morir. Y hay un personaje extraño que le encarga; disfrazado, sin identificar, un réquiem. Mozart siente que ese réquiem va a ser para sí mismo. Y así fue. Fue su última obra, Réquiem K626. Le llegó la muerte a los 35 años. Recordemos también que Mozart, con todos los viajes, con todos los trabajos que tuvo en la infancia, tuvo viruela, tuvo problemas gástricos, muchas pequeñas enfermedades que fueron dejando secuela ya de adulto.

Mozart compuso muchísimas obras de todos los géneros, 626 son las que se clasificaron y son muy alegres en general, muy variadas fáciles de oír, dificilísimas de interpretar. Música de cámara, sinfonías, conciertos, especialmente los conciertos para piano, música religiosa, óperas; toda la gama posible de géneros los abarcó Mozart.

De ser un niño y joven mimado por la aristocracia, pasa entonces a tener muchísimas dificultades, tener que ser un empleado, casi sirviente, por ejemplo del arzobispo Colloredo, que lo trataba muy mal. Pero empieza Mozart a rebelarse, a no resignarse a esa actitud de ser siempre servil como la tuvo su padre, como la tuvo Haydn, como los compositores anteriores; y empieza como a corresponder un poco a la época que estaba viviendo de la Ilustración, precursora de la Revolución Francesa.

Murió muy pobre, fue enterrado, como se sabe, en una fosa común; era lo que se acostumbraba para la gente del nivel social de él, como indigente prácticamente. Y hay muchas teorías sobre por qué se murió. Hay una teoría de que fue envenenado por su rival Antonio Sallieri, pero no está comprobada. Pudo ser toda la secuela de las pequeñas enfermedades que tuvo a lo largo de su vida. Una fiebre reumática posiblemente, estamos hablando del invierno de 1971 pleno diciembre, con tormentas con nieve, mal cuidado, desordenado en su alimentación y muy rumbero.

 

Tomado de Biografía y catálogo de las obras más importantes de Mozart por Ilse de Greiff.