Bogotá mejor para todos

Noticias

Bachiana brasileira N° 2 de Heitor Villa-Lobos

Este 30 de junio, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela presenta obras de Paul Desenne, Heitor Villa-Lobos y Maurice Ravel, con dirección del maestro Gustavo Dudamel, como parte de un ciclo de tres conciertos en Bogotá.

La segunda composición que hace parte del repertorio es La Bachiana brasileira No. 2.

Heitor Villa-Lobos recorrió ampliamente las regiones más apartadas del Brasil, al igual que Sur América y el Caribe con el propósito de conocer directamente sus músicas étnicas, que serían fundamentales en la conformación de su estilo. Compuso nueve Bachianas brasileiras, entre 1930 y 1945, en las que buscó una conexión entre la tradición brasileña y la europea, y unir los idiomas de las músicas popular y folklórica con las técnicas contrapuntísticas directamente derivadas del barroco musical.

Estimulado por su tía Zizinha, Villa-Lobos se fascinó desde su adolescencia con la música de Bach, en la que encontraba múltiples relaciones con la música tradicional del Brasil. La serie es un homenaje explícito a Bach, desde el título general pasando por la designación de los movimientos con dos nombres: uno relacionado con formas específicas del barroco y otro con estilos populares de la música brasileña. Aunque no siempre las técnicas barrocas están presentes, el que si acompaña toda la serie es el espíritu de Bach, quien las inspira, como lo expresó el compositor (Hoffer, 2015: 266)

Este es un tipo de composición musical especial basado en un conocimiento íntimo de J. S. Bach y también en la afinidad del compositor con la atmósfera armónica, contrapuntística y melódica del folklore de la región norte del Brasil.

La Bachiana brasileira No. 2 fue compuesta en 1930. Se inicia con El canto del campesino, un retrato de la ruralidad más pobre; sigue, El canto de nuestra tierra, una alusión a las canciones tradicionales; luego, Recuerdo del desierto, complementa rítmicamente la danza anterior con una especie de moto perpetuo y, finaliza con El trencito del campesino, una de las piezas más conocidas de Villa-Lobos, que retrata una locomotora de vapor viajando a través de las tierras pobladas por africanos del nordeste del Brasil.

 

Tomado de las notas al programa por Guillermo Gaviria

¡No te pierdas a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela este 28 de junio!