Bogotá mejor para todos

Noticias

El cuerpo como vehículo y médium hacia otra percepción

El pasado martes 8 de diciembre se presentó en Teatro Estudio la obra Siete visiones del amén por El colegio del cuerpo, en el marco del Festival Artístico Invasión Cultural.

Las Siete Visiones del Amén para dos pianos, fue la primera obra que compuso Messiaen al recobrar su libertad. La dedica a su esposa, la gran pianista Yvonne Loriod y la estrena con ella en París, en el año de 1943. 

El colegio del cuerpo aceptó la invitación de la pianista española María José de Bustos, integrante del dúo pianístico BdB, para aproximarse de nuevo a otra obra de Messiaen, y junto con el cineasta y diseñador colombiano residente en Los Ángeles, Carlos Osorio, concibieron el espacio escénico y la atmósfera  general de la obra. Siete bailarines principales para las siete visiones interactúan con otros tres que sirven como puente y transición entre los movimientos: La música como vehículo de trascendencia y el cuerpo que danza como encarnación del espíritu y, en palabras de William Blake, como "la parte visible del alma." 

La pieza, con coreografía de Marie France Delieuvin y Álvaro Restrepo, fue estrenada en el año 2013 en la Bienal Internacional de Danza de Cali y luego en la Bienal Internacional de Artes Plásticas de Cartagena en febrero 2014. El cineasta Carlos Osorio realizó una película sobre esta obra que fue estrenada en el Festival de Cine de Cartagena en el año 2014.

La profunda espiritualidad de Messiaen encuentra en el lenguaje coreográfico, plástico y teatral de Restrepo una interlocución 'natural'. La preocupación del coreógrafo por el hecho escénico como una experiencia ritual que pone al espectador en contacto con lo sagrado y con el cuerpo como vehículo y médium hacia 'otra' percepción, encuentra en la música del gran compositor-ornitólogo un ámbito ideal para expresar las preguntas eternas y universales de la humanidad: el tiempo, la muerte, la trascendencia, las fuerzas de la Naturaleza, el amor, la(s) religión(es), el más allá...