Bogotá mejor para todos

Noticias

"El teatro tiene que hablar la verdad." Tomaž Pandur

  • Cargando Video...
"El Teatro necesita dar un espacio mágico donde pueda ocurrir nuestra magia. Vuestro teatro es uno de los más mágicos que hay."

El director esloveno Tomaž Pandur es un viejo conocido del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. Con obras como Scherezade (1990), Infierno, el libro del alma (2002), Cien minutos (2004) y Medea (2014) ha cautivado al público con su llamativa propuesta visual y narrativa.

En esta ocasión, liderando el National Theatre Drama Ljubljana, la gran compañía de Eslovenia, Pandur presenta una versión contemporánea de Fausto. Con una estética gótica e innovadores recursos tecnológicos, Pandur narra la historia de Fausto.

Esto nos contó en entrevista de la adaptación de la obra de Goethe, la versión cinematográfica de F.W Murnau, la escenografía y el montaje, algo de lo que viene para futuros trabajos, y recomendaciones para jóvenes que quieran convertirse en maestros teatrales:

Hablemos sobre tu Fausto a grandes rasgos.

Fausto es una historia tan grande y tan pequeña, tan honesta y tan sencilla. Se trata de un hombre que firmó un contrato. Desde este punto empezamos a buscar la belleza, lo que vemos en el performance es esa búsqueda, ese viaje del Dr. Fausto tratando de obtener más, teniendo esta necesidad de saber qué hay después de los límites, qué hay detrás de la cortina. Siempre quiere más de la vida. Y creo que esto es algo con lo que nos podemos relacionar.

Cuéntanos acerca del montaje, de la escenografía. ¿Cómo la pensaste y la creaste?

Es el resultado de un proceso muy largo. Lo que me gusta hacer es traducir literatura a palabras, a carne. La visualidad del performance es una consecuencia lógica del proceso largo de búsqueda. Cuando encontré a Fausto, él estaba más que todo en el mar, en el interminable mar, tratando de buscar sus propios límites, sus propios bordes. Por eso lo ponemos a él en el Mar Negro, interminable Mar Negro, que refleja la realidad y la guerra que brutalmente invade su existencia poética.

¿Qué viene para el futuro, planes para nuevas obras y adaptaciones?

Tengo un sueño, tengo un sueño acerca de Cien años de soledad, el libro escrito más grande del Siglo XX. Porque creo que dice cosas muy importantes, este libro ha cambiado mi vida profundamente. Cuando descubrí el realismo mágico de Gabo, estaba seguro de que existe esperanza para todos nosotros, y me gustaría compartir con todos esta esperanza a través del Teatro.

Un mensaje para que los colombianos vengan a ver Fausto.

Vengan a ver esta obra medieval y chapada a la antigua, y verán por qué estos personajes, esta literatura todavía habla y nos conmueve en el siglo XXI.

¿Cuál crees que es un reto para quienes están incursionando en el teatro en este tiempo?

No hay receta, no hay pistas, tienes que seguir tus propios sueños, es lo mejor que puedes hacer. Escoger el camino, luchar para hablar por ti mismo y de tus necesidades. Yo siempre pensé que al artista le va bien cuando viene de su necesidad, y no solo tu necesidad, la necesidad de los tiempos, la necesidad de situación, filosófica, sicológica; el teatro tiene que hablar la verdad, tienes que ser honesto y modesto al mismo tiempo, no puedes competir con la literatura, tienes que hablar de ti mismo y eso es lo que he tratado de hacer toda mi vida.

 

Aparte de su sello estético, las obras de Pandur se caracterizan por abordar temas como la soledad, la incomprensión, la irrepetibilidad del individuo, lo humano y lo divino, la relación entre los vivos y los muertos y el conflicto entre lo finito y lo infinito.

 

¡No te pierdas Fausto en el XV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá!