Bogotá mejor para todos

Noticias

La epidemia de la ‘rinocerontitis’ anda rondando

¿Imaginas un día amanecer convertido en un rinoceronte sin explicación alguna?

Esto es lo que sucede a los personajes de ‘El Rinoceronte’, una puesta en escena de la compañía colombo-suiza Des Hélices, basada en la obra de Eugenio Ionesco, uno de los principales dramaturgos del teatro absurdo.

Un domingo común y corriente en una pequeña ciudad cualquiera, un rinoceronte atraviesa la plaza y aplasta a un gato. La ciudad es rápidamente invadida por la “rinocerontitis”, enfermedad que contagia progresivamente a sus habitantes, volviéndolos conformistas y uniformando sus pensamientos hasta convertirlos en rinocerontes. En medio del fanatismo que se desata, Berenger, un hombre sencillo, criticado por su alcoholismo, resulta ser el único que se resiste a sufrir la metamorfosis.

El valor agregado de esta adaptación es que, por primera vez, el montaje es a partir de actores y muñecos; una fusión entre la técnica teatral y la de marionetas.  Isabelle Matter, directora de la compañía y de la obra, junto con Héctor Loboguerrero, actor y titiritero, nos revelan detalles y curiosidades de ‘El Rinoceronte en esta entrevista especial’: 

 

¿Qué diferencia ésta puesta en escena de otras sobre la obra de Ionesco?

Isabelle: En esta puesta en escena utilizamos el títere, y el títere es muy cercano a la escritura y al pensamiento de Ionesco, porque él no escribe un teatro psicológico sino un teatro más épico. Los títeres revelan mucha cercanía con el ser humano.

Héctor: La propuesta de puesta en escena de este montaje con actores y títeres es un acercamiento al ser humano, cuando primero vemos un plano general, y vamos a ir adentrándonos en el sentimiento, en el corazón de cada uno de los personajes.

Teniendo en cuenta el trasfondo político de la obra, la crítica al totalitarismo y la corriente dictatorial, ¿por qué el público colombiano debe ver ‘El Rinoceronte’?

Isabelle: Yo creo que en estas épocas; hablando desde Suiza, donde se acabó de pasar una ley de un partido súper populista de extrema derecha para limitar la inmigración,  a pesar de que es un país donde hay educación, donde hay todo, el populismo  llega con formaciones autoritarias que quieren controlar todo como una forma de paternalismo social. Eso sigue muy vigente, esa forma de pensar que va a simplificar,  esas cosas, hablando por mi país, es muy fuerte, y yo sé que también en otras partes hace parte de la realidad.

Héctor: Porque creemos que es un momento propicio para hablar de estos temas. Hablar de la uniformidad, de convertirnos en Rinocerontes, de estar precisamente con una enfermedad como ‘la rinocerontitis’; y pues hay que saber qué es lo que estamos siguiendo, hay que enterarnos, y no simplemente seguir como rinocerontes a cualquier persona, o convertirnos en uno sin saberlo y uniformizarnos de tal manera que no se pueda distinguir las calidades de persona en una sociedad.

¿Es ‘El Rinoceronte’ un reto artístico para ti?

Isabelle: Sí, para mí fue muy fuerte porque era la primera vez que yo tomaba una obra tal cual; bueno, la corté, pero no la adapté, el texto es puro de Ionesco, y era la primera vez que taraba de llevar una obra que era normalmente para actores, a los títeres y a mi universo, que siempre mezcla títeres y actores, y me parece que la escritura está hecha para eso.

Héctor: Claro que sí, es un espectáculo que contado con muñecos es muy, muy difícil de actuar. Tradicionalmente en Colombia, y en muchas partes del mundo, el teatro de títeres es visto como un teatro para contar historias infantiles, y lo que contamos nosotros en esto es el clásico Ionesco, y pues es realmente muy difícil de actuar y de llegar al corazón de él.

¿Cómo ha sido la reacción y acogida de los públicos ante la obra?

Isabelle: En general, ha sido muy, muy bueno. La gente se ríe, y cada vez más, a medida que se va avanzando…porque es una farsa trágica. Empieza uno a reír, y entre más avanza la cosa es una tragedia al final, porque todos los hombres van a seguir ese movimiento de uniformización del pensamiento que va quitando los valores humanistas, y la gente siente mucho porque los títeres y el texto son muy chéveres, es muy gracioso, pero después, se va uno más y más hasta la tragedia. Ha gustado mucho, tanto en Suiza como en Colombia.

Héctor: Ha sido espectacular, hemos realizado varias funciones aquí en Bogotá y la gente llega con gran sorpresa a encontrarse con el teatro de títeres, se encuentra un espectáculo muy divertido, lleno de contenido, con el que se van con cosas por pensar y por solucionar dentro de su cerebro, el espectador como tal nos completa el espectáculo en su cabeza, en su cerebro.

En tus propias palabras, describe en una frase la obra ‘El Rinoceronte’.

Isabelle: ¿Cómo te diría?, yo creo que es una obra mayor que habla con mucho humor y mucha ferocidad de los desvíos posibles de cualquier sociedad.

Héctor: Es un espectáculo muy divertido, muy chévere de ir a ver, es un espectáculo que no vale la pena perderse, es un espectáculo que está hecho por primera vez así en Colombia, abordando un texto clásico tan complicado como un texto Ionesco, y esto es precisamente ‘El Rinoceronte’.

¿En qué otras obras destacadas has participado?

Isabelle: Hace poco escribí y dirigí un espectáculo que contaba el origen del mundo, de la humanidad; accesible para todo público, desde los 6 años, que se llama ‘Dame 7 días’.  Es una referencia a los 7 días de la creación, pero también utilizamos muchos textos griegos antiguos, e hicimos una mezcla muy libre, como para celebrar el espíritu creativo del ser humano, que es como lo único que lo puede salvar. También monté una adaptación de Antígona, que vino a Colombia hace como 4 años.

Héctor: Yo dirijo un colectivo que se llama ‘La pepa del mamoncillo’, teatro y títeres, y ahí he dirigido varios espectáculos, el más reconocido de ellos es ‘Edipo, un cómic policiaco’; y además, también he trabajado para varios programas de televisión con muñecos, en donde se destaca obviamente Plaza Sésamo, una versión colombiana, en donde soy el único actor colombiano que ha trabajado como ‘muppetero’. He trabajado también en el Show de Perico, que ganó el India Catalina recientemente, el Mundo Animal de Maxy Rodríguez, que se está rodando en este momento, también con títeres, Quiquiriquí, entre otros.

 

¡Déjate contagiar de esta original y divertida obra este 14 y 15 de febrero en el Teatro Estudio del Teatro Mayor Julo Mario Santo Domingo!

Por: Adriana Abril

 

Encuentra aquí toda la información del evento.