Bogotá mejor para todos

Noticias

Shakespeardún y el Quijote sin mancha se tomaron Teatro Estudio

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

  • Érase una vez un Quijote sin mancha

Con dos divertidos y amenos espectáculos teatrales, la Compañía Goyenechus hizo reír a carcajadas al público de Teatro Estudio. Sus historias: La singular historia del Príncipe Shakespeardún 2 y Érase una vez un Quijote sin mancha conquistaron a la audiencia.

En dos jornadas este teatro, liderado por Mauricio Goyenechus, presentó dos de las mejores obras de su repertorio. El viernes 24 de julio emprendieron la aventura de Shakespeardún junto a un gran público infantil que no quería perderse la travesía de este bondadoso personaje. Después del viaje, grandes y chicos no solo gozaron con las peripecias del ensamble, también aprendieron una valiosa lección sobre la vida y la búsqueda de la felicidad.

El sábado 25 de julio volvieron a Teatro Estudio, esta vez con la peculiar anécdota de Don Alonso de Quijada, quien pierde la cordura y arrastra a sus trabajadores y paisanos a un episodio de locura del cual ninguno tendrá escapatoria. 

Dos días, dos veces que la sala estuvo llena y donde actores y público pudieron interactuar y vivir una jornada que no olvidarán.